Algunas consecuencias del uso (y abuso) de dispositivos electrónicos

Gadgets

Los teléfonos móviles y ordenadores generan problemas en la mano, la muñeca y el codo

Ordenadores, teléfonos móviles, tabletas, consolas y otros dispositivos electrónicos se han convertido, en los ámbitos profesional y privado, en apéndices de nuestros cuerpos, en parte de nuestras vidas cotidianas. De hecho, es difícil imaginar la actividad diaria sin alguno de estos gadgets cuyo uso se ha extendido hasta niveles impensables hace apenas unos pocos años. Además de ventajas, su empleo, sin embargo, provoca problemas en algunas partes de nuestro organismo, como destaca el Dr. Juan González del Pino, director del Instituto de la Mano del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

El uso del teclado de ordenador ocasiona mucha patología en diversas zonas de la mano-muñeca y del antebrazo-codo. En la base de todos esos «dolores de sobrecarga», como son conocidos, está la obligada tensión mantenida del antebrazo y la muñeca. “Cuando nos ponemos frente al ordenador,  aplicamos nuestros dedos sobre el teclado y los movemos de una forma rápida y precisa. Sin embargo, son el codo y la muñeca los que permanecen tensos por la necesaria contracción de los músculos flexores y extensores largos. Esta contracción se genera igualmente con el uso del ratón. La tensión mantenida provoca contractura muscular, que se vuelve dolorosa con el paso del tiempo”, explica el especialista.

Los lugares más comunes de ese dolor son la cara externa del codo y en su unión con el antebrazo. Otra zona habitual de dolor es el dorso de la muñeca.

Prevención

Para que esto no ocurra, es preciso prevenir. “Desgraciadamente, todos estamos sometidos a una presión laboral que a veces impide tomar la primera medida, que no es otra que no pasarse en el tiempo de uso. La posición cómoda de los antebrazos es clave, y está en relación directa con la altura del plano de la mesa y de la silla de trabajo. Nuestras manos no se hicieron para teclear o tocar un instrumento musical 10 horas al día”, subraya el Dr. González del Pino.

Si se siente dolor en el codo o  en la muñeca, la lógica obliga a fijar momentos de descanso y aplicar calor seco. Si se produce un dolor agudo, el remedio es el frío. También es posible que se precise la participación de un especialista: “Si el dolor persiste, se impone el tratamiento relajante muscular a base de fisioterapia o la terapia física antiinflamatoria, con la intervención de un profesional. Los parches analgésicos transcutáneos en el codo o las muñequeras de soporte son útiles en la mayoría de los casos”.

Los teléfonos móviles

Con el paso del tiempo, los teléfonos móviles han desplazado a otros dispositivos electrónicos, hasta el punto de que tienen múltiples usos más allá del original, que era hablar con otros interlocutores. Según comenta el Dr. González del Pino, no es excepcional que los dedos anular y meñique se duerman cuando se flexionan los codos en demasía: “La flexión mantenida del codo por encima de 90 grados genera una elongación y la consecuente disminución del riego sanguíneo del nervio cubital en el codo, lo que hace que sus fibras se irriten”. A su juicio, la prevención es muy sencilla de aplicar: procurar utilizar el móvil a cierta distancia del cuerpo para evitar la flexión del codo.

Compartir: