El aumento del pecho en la menopausia

Aumento de pecho en la menopausia HNSR

Aumento de pecho en la menopausia HNSR

Es una de las consecuencias de los cambios hormonales en esa etapa

El cuerpo femenino experimenta numerosos cambios durante la menopausia como consecuencia de los cambios hormonales que se producen en esa etapa: sofocos, variaciones bruscas de humor, trastornos del sueño, dolor en las articulaciones, etc. Uno de ellos, quizá menos conocido, sea el del aumento del tamaño del pecho. En una entrevista para la revista Telva, la Dra. Carmen Martín Blanco, ginecóloga y obstetra del Hospital Nuestra Señora del Rosario, explica el porqué de este efecto.

“La mama es un tejido dinámico que responde al estímulo hormonal, sobre todo a los estrógenos. Durante las distintas etapas de la vida de la mujer la glándula mamaria va cambiando”, comenta la especialista, quien añade que con la menopausia, debido a la caída de los niveles de estrógenos, se produce una involución de las glándulas mamarias: “Disminuyen las células epiteliales y el tejido glandular, si bien este sigue activo y tiene capacidad de respuesta frente a estímulos exógenos o endógenos. Además se produce una pérdida de colágeno y elastina, lo que hace que las mamas pierdan su firmeza y turgencia y cuelguen más. La proporción de glándula/grasa cambia en la menopausia y pasa a estar formada por un 20-25% de glándula y un 80% de grasa. Estos cambios hormonales hacen que las mamas se caigan y aumenten de tamaño en muchas ocasiones al tener mayor contenido graso”.

En la menopausia se produce, en muchas mujeres, un incremento del peso por el envejecimiento y a los cambios hormonales que influyen en el metabolismo de las grasas y el azúcar. Esto también origina que aumente el tamaño de las mamas durante esta etapa. Además, es un proceso paulatino que acaba resultando definitivo. “La disminución del tejido glandular es gradual: se reduce progresivamente el porcentaje de tejido glandular de la mama y aumenta el de tejido graso”, subraya la doctora Martín Blanco, quien aclara que, lógicamente, influyen otros factores, como el tipo de mama, la alimentación, los factores genéticos, el estilo de vida, etc.”.

Si quieres leer el artículo completo: https://www.telva.com/bienestar/salud/2021/07/14/60dd808001a2f1b8508b4671.html

Compartir: