Un 20% de los pacientes epilépticos podrían beneficiarse de la cirugía de la epilepsia