¿Cómo está afectando la pandemia a los pacientes con crisis epilépticas?

epilepsia hnsr

epilepsia hnsr

Según la Dra. Carla Anciones, ha habido una mayor mortalidad en aquellos pacientes con epilepsia activa previa

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas crónicas más frecuentes, hasta el punto de que una de cada diez personas sufrirá al menos una crisis a lo largo de su vida. Es también una de las más complejas de manejar debido a las numerosas comorbilidades que habitualmente asocia. Esta situación se complica aún más en el caso de los pacientes pediátricos y, concretamente, de aquellos con encefalopatías epilépticas que cuentan con crisis graves resistentes a tratamiento médico, discapacidad intelectual y problemas de comportamiento.

¿Cómo ha afectado a los pacientes con crisis epilépticas la pandemia? ¿Qué relación se puede establecer entre la epilepsia y la Covid-19? La Dra. Carla Anciones Martín, del Servicio de Neurología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, recuerda que la situación sanitaria provocada por el coronavirus, además del colapso de los servicios de urgencias o de las UCI, ha contribuido a una mayor dificultad de acceso a los hospitales y a las consultas y ha condicionado el manejo adecuado de las enfermedades crónicas, entre las que se encuentra la epilepsia.

Según una encuesta española reciente, durante la pandemia más del 50% de pacientes con epilepsia grave no habían podido llevar a cabo sus programas habituales de rehabilitación y estimulación cognitiva lo que ha originado en ellos un deterioro físico e intelectual. Otro 20% no había acudido a urgencias por miedo al contagio de Covid-19 y casi un 10% no tenía disponible su medicación en la farmacia. La situación de confinamiento también originó que un 69% de los cuidadores de estos pacientes experimentaran síntomas de depresión o que tres de cada diez niños sufrieran un empeoramiento significativo de su conducta.

La Dra. Anciones Martín apunta igualmente que no existe una relación clara entre padecer epilepsia y el hecho de desarrollar una infección grave por coronavirus. “Se ha demostrado que los niños tienden a padecer síntomas más leves, mientras que las personas con edad avanzada y aquellas con enfermedades cardiopulmonares son más susceptibles al desarrollo de mayores complicaciones. Sin embargo, las infecciones graves y todo lo que conllevan (alteraciones metabólicas, ventilación mecánica, interacciones farmacológicas) sí que han condicionado una mayor predisposición a desarrollar crisis en pacientes con epilepsia previamente diagnosticada”. Nuevos estudios sí han demostrado una mayor mortalidad de la infección en aquellos pacientes con epilepsia activa previa, sobre todo si eran ancianos e hipertensos.

 

Reducir el riesgo de exposición a la Covid-19

Siguiendo las recomendaciones de la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE), la Dra. Anciones Martín aconseja a los pacientes con epilepsia, con especial atención a aquellos mayores con casos graves, que reduzcan al máximo el riesgo de exposición a la infección, que acudan al hospital únicamente en caso de urgencia y que recurran, siempre que sea posible, a los servicios de telemedicina para llevar a cabo el seguimiento de su enfermedad.

“Aquellos pacientes con crisis de inicio reciente o en fase diagnóstica no deben demorar la realización de pruebas, siempre que estas se realicen con las medidas de seguridad apropiadas, que el neurólogo especializado considere necesarias para instaurar el tratamiento más conveniente”, subraya la epileptóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, quien añade que “tampoco deben descuidarse las consecuencias psicológicas de la situación pandémica tanto de pacientes como de sus familiares, por lo que todo individuo con epilepsia debe concretar un plan de actuación con su médico en caso de urgencia, así como tener un acceso telemático para poder resolver todas las dudas que puedan surgir a lo largo de este proceso”.

Compartir: