¿Cómo deben afrontar el confinamiento las personas con artrosis?

ejercicio en casa post

ejercicio en casa post

La Dra. Dálifer Freites Núñez, reumatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, da unos consejos útiles para mantenerse saludables y activos

Aunque sean días de confinamiento, es conveniente mantenernos activos, seguir unas pautas saludables. La doctora Dálifer Freites Núñez, especialista en Reumatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, asegura que hay muchas maneras de hacerlo, “se tenga o no una afectación musculoesquelética, como la artrosis”. En las próximas semanas, todos tendremos la responsabilidad de cuidar de nuestra propia salud y también de la del resto, continuando en casa sin salir para evitar el contagio del coronavirus. Afortunadamente, como asegura la especialista, hay mucho que podemos hacer al respecto para que no decaiga la actividad física. La Dra. Freites Núñez ofrece cuatro consejos para mantener el cuerpo en movimiento:   Consejo 1: Pasar más tiempo realizando “actividades cotidianas”, como cocinar o poner en orden la casa. Un día normal implica muchas actividades cotidianas menores, como el desplazamiento hacia y desde el trabajo, subir y bajar las escaleras, recoger a los niños, etc. Tales acciones generan realmente un beneficio sobre nuestra salud, más de lo que somos conscientes. “En realidad, ayudan en cierta forma a activar nuestro sistema cardiovascular y benefician a todas las áreas del cuerpo, incluidos nuestros músculos y articulaciones, y a nuestra salud mental”, comenta. Por lo tanto, según propone la reumatóloga, “trate de pasar alguna hora más de lo habitual en, por ejemplo, cocinar, ordenar, lavar la ropa y otras tareas pequeñas. Hacerlo ayudará a compensar la ‘pérdida de actividad’ que puede estar experimentando en estos días debido al confinamiento”. También podría considerar ejecutar algunas actividades divertidas. Por ejemplo, quizá ha llegado la hora de ordenar y desempolvar una estantería o, tal vez, de atreverse con una receta de pasta o bizcocho que se le resistía.   Consejo 2: Evite descansar en muebles blandos durante demasiado tiempo. Puede ser una mala noticia para algunos de nosotros, pero pasar demasiado tiempo en un sofá suave no es bueno para su cuerpo. Afortunadamente, hay formas de aliviar la tensión. Como recalca la Dra. Freites Núñez, “durante su descanso puede, por ejemplo, ir a la cocina para hacerse una taza de café. Cuando volvamos a sentarnos, trate de encontrar una posición diferente y, si es posible, alternar con una silla. Esta sugerencia es de especial atención en el caso de que ya esté luchando con un dolor de espalda o de cuello”.   Consejo 3: Es una buena idea hacer algunos ejercicios en el hogar, como efectuar un par de veces al día una sesión de entrenamiento de 10 minutos.   Consejo 4: Rehabilitación, es decir, realizar los ejercicios correctos. Según afirma la reumatóloga, “lo mejor que podemos hacer para tratar el dolor en los músculos y en las articulaciones es efectuar los ejercicios de rehabilitación sugeridos por los especialistas para dolencias muscoloesqueléticas, como para una tendinitis de hombro, una bursitis del trocante o una lumbalgia, entre otras”. Al hacer los ejercicios correctos, desarrollará fuerza y movilidad en el área del cuerpo donde experimenta el dolor. “El ejercicio contribuye a un proceso de curación más rápido y óptimo”, concluye la Dra. Freites Núñez.
Compartir: