Ejercicio físico y nutrición durante el confinamiento por Covid-19

ejercicio fisico

ejercicio fisico

El Dr. Franco Sánchez Franco, jefe del Servicio de Endocrinología, Diabetes y Nutrición recomienda seguir algunas pautas

El confinamiento establecido por las autoridades sanitarias para contener la pandemia por coronavirus está influyendo de una forma decisiva en la actividad física que habitualmente realiza la población. En este sentido, se puede establecer cierto paralelismo entre la inactividad actual de los ciudadanos y la convalecencia, entendida como situación médica de reparación a corto, medio o a más largo plazo de la función física y cognitiva-intelectual para recuperar la actividad física diaria, de trabajo habitual, calidad de vida y prevención de efectos secundarios de una enfermedad pasada, como caídas con riesgo de fractura ósea y otras limitaciones.

Desde esta perspectiva, el Dr. Franco Sánchez Franco, jefe del Servicio de Endocrinología, Diabetes y Nutrición del Hospital Nuestra Señora del Rosario, recuerda que la convalecencia tiene dos componentes, igualmente válidos para afrontar el confinamiento: uno, ejercicio físico, y otro, nutrición, “dejando claro que son prioritarios los beneficios de la actividad física a los efectos de la nutrición”.

 

Beneficios del ejercicio físico

Como recuerda el especialista, “es un hecho científicamente evidente que el ejercicio físico es el parámetro con más influencia en la salud, descartado el peor, que es el consumo de tabaco y, posiblemente también, la obesidad mórbida”. De hecho, la actividad física es un potente estimulador de funciones cognitivas como memoria, ejecutividad, creatividad, etc., y un notable preventivo de envejecimiento cerebral.

Además, continúa el Dr. Sánchez Franco, “mejora la función respiratoria, aumenta la actividad del tracto digestivo, es un gran activador favorable de la función arterial y venosa, así como un preventivo de la enfermedad cardiovascular en la forma cerebral, cardiológica y arteriovenosa periférica y de la enfermedad degenerativa osteoarticular. Por si fuera poco, es también un estimulador del estado de ánimo con evidente acción efectiva antidepresiva, un potente anticancerígeno de mama y colon y sugerido de otros órganos, y tiene un efecto casi único sobre la composición corporal a favor de mantener la masa muscular y disminuir la proporción de masa grasa, es decir, es el instrumento más efectivo para conseguir y mantener el control de peso”.

 

Formas del ejercicio físico

Para que tenga estos efectos saludables, el ejercicio físico, como asegura el Dr. Sánchez Franco, debe cumplir tres requisitos:

  • Debe ser continuo, esto es, es más efectivo una hora continua que cuatro cuartos de hora fraccionados.
  • Debe ser rápido, requisito fundamental para una efectividad más cuantificable en sus resultados positivos.
  • Debe ser duradero. La duración recomendada es de 30 a 60 minutos por día, admitiéndose también más de 150 minutos por semana, pero con una frecuencia no inferior a cada 48 horas o en la duración correspondiente a 10.000 pasos por día.

 

Con el objetivo preferente de conseguir aumento y fuerza musculares está científicamente muy valorado el ejercicio de resistencia, que se considera el método estándar para aumentar la función física, la fuerza muscular y la masa muscular. Esta forma de ejercicio es también beneficiosa para todos, pero muy particularmente para personas de edad avanzada Este entrenamiento puede hacerse con movimientos de baja resistencia, como sentarse y levantarse en silla sin apoyo o flexión y extensión de piernas. “Se recomienda efectuar dos sets de 10 repeticiones de sentarse y levantarse en una silla el primer día y posteriormente aumentar gradualmente en la frecuencia”, comenta el endocrinólogo, quien añade: “Por lo tanto, el ejercicio aeróbico y el de resistencia leve serían las dos formas prioritarias para el objetivo de salud que nos ocupa”.

 

Evitar la ganancia de peso

En el caso de la nutrición, debe cumplir requisitos generales de alimentación y salud con algunos matices para esta situación que atraviesa la población. Como asegura el Dr. Sánchez Franco, hay que evitar la ganancia de peso o, al menos, no superar el límite de peso normal: “El control de este tiene que pasar a ser el condicionante mayor de la nutrición y, en segundo lugar, la calidad de los alimentos, priorizando los de origen vegetal (vegetales, frutas y legumbres), con mayor prioridad de legumbres y vegetales y limitando las frutas a dos a tres unidades diarias para prevenir el aumento de peso”.

 

 

Compartir: