El Hospital incorpora el inyector para TC de última generación Medrad Centargo

Inyector Medrad Centargo Bayer

Inyector Medrad Centargo Bayer

Este novedoso sistema de inyección de contraste presenta máxima eficiencia y seguridad para los pacientes

El Servicio TAC y RM del Hospital Nuestra Señora del Rosario, que dirige el Dr. Eliseo Vañó Galván, es, desde hace años, un referente en la sanidad privada madrileña. Por si fuera poco, acaba de incorporar el primer TAC espectral de España (y séptimo del mundo): SPECTRAL CT 7500, de Philips, una auténtica revolución en Radiología. Un auténtico salto generacional al pasar del TAC multicorte al disruptivo TAC multienergía.

Además, cuenta desde hace unas semanas con el nuevo sistema de inyección para tomografía computarizada MEDRAD Centargo, de Bayer, diseñado para ayudar a mejorar el flujo de configuración para los usuarios y así permitir enfocarse más tiempo en los otros pasos que se requieren durante un estudio. Según comenta el Dr. Vañó, “hasta ahora la experiencia con el equipo ha sido muy positiva. En el Hospital Nuestra Señora del Rosario los usuarios encuentran que la configuración del equipo se realiza de manera sencilla, y el hecho de que esta se quede fija durante 24h es algo positivo, pues mejora la eficiencia y optimiza el flujo de pacientes del centro”.

El Dr. Vañó también subraya la inmensa ventaja de precisión con la que cuenta el equipo durante la inyección del medio de contraste, gracias al sistema de inyección basado en pistones. Ha valorado muy positivamente la trazabilidad que el sistema del sistema de inyección ofrece.
Principales características

Entre las principales características del MEDRAD Centargo figuran: un proceso de configuración diario que puede completarse en menos de dos minutos y una vía de paciente que permite preparar el sistema para la siguiente persona y que puede conectarse en menos de 20 segundos. Además, la tecnología de pistón de Centargo se ha diseñado para lograr la máxima precisión en la administración del líquido incluso con los protocolos más exigentes. El lector de código de barras integrado reduce la introducción manual de datos y facilita la trazabilidad y el acceso a los datos del medio de contraste y la inyección.

“Sinceramente este inyector está en otra liga. Todos estos avances ayudan a que todo salga bien en las exploraciones más avanzadas de TC. Con la máxima eficiencia y una absoluta seguridad para los pacientes”, concluye el Dr. Vañó.

Compartir: