No retrase la consulta con el cardiólogo por temor a la Covid-19

miocardio post

miocardio post

En todos los países afectados por Covid-19, y por supuesto en España, se viene observando una significativa disminución en el número de consultas de Cardiología, y lo que es peor, un retraso en la consulta urgente en el caso de síntomas típicos de un infarto agudo de miocardio, una angina de pecho, una arritmia o un agravamiento de la insuficiencia cardiaca. Estos hechos se atribuyen al temor de los pacientes y sus familiares a un posible contagio por coronavirus si acuden a un centro médico, como destaca el Dr. Antonio Álvarez-Vieitez, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

Diversos estudios clínicos señalan que existe un tiempo de retraso crítico en la solicitud de asistencia médica urgente para pacientes con síntomas de infarto agudo de miocardio. “Hay que recordar que en la fase aguda del infarto, ‘el tiempo no es oro, sino miocardio’. Es decir, cuanto antes se acuda a un centro médico, mayores serán las posibilidades de que, mediante las técnicas de revascularización miocárdica (angioplastia, stent, etc.) la supervivencia sea más alta y también que, tras el infarto rápidamente tratado, el corazón quede en mejores condiciones para dar un rendimiento futuro mucho más favorable”, recuerda el especialista.

Para tranquilidad de todos, subraya el Dr. Álvarez-Vieitez, no se han comunicado casos de contagio por coronavirus en pacientes atendidos en estos días en la urgencia de los hospitales por una crisis cardiaca aguda: “Los centros españoles, entre los que se encuentra el Hospital Nuestra Señora del Rosario, están llevando a cabo una estricta compartimentación de sus espacios para que los pacientes que acuden no tengan contacto alguno con aquellas otras áreas destinadas a la atención de pacientes con Covid-19”.

 

Principales factores de riesgo cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) suponen 17,5 millones de defunciones en todo el mundo -más de 120.000 en España- cada año. Hay, además, un incremento alarmante de determinados factores de riesgo, como los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo, el tabaquismo y la obesidad, que hacen que las ECV continúen siendo la principal causa de mortalidad y morbilidad en España.

Como recuerda el Dr. Álvarez-Vieitez, se conoce por salud cardiovascular la presencia de valores óptimos en los principales factores de riesgo. Por eso, recomienda seguir estas pautas:

  • No fumar
  • Mantener un índice de masa corporal por debajo de 25 kg/m2
  • Seguir una dieta cardiosaludable
  • Realizar ejercicio físico regularmente
  • Cifras de presión arterial no tratada <120/80 mm Hg
  • Cifras de glucemia no tratada <100 mg/dl
  • Cifras de colesterolemia no tratada <200 g/dl
  • Mantenimiento de una óptima salud bucal

“La detección precoz y el control de los factores de riesgo vascular siguen siendo la estrategia fundamental para prevenir las enfermedades cardiovasculares”, concluye el experto.

Compartir: