Prevención del estreñimiento en verano

Estreñimiento en verano

En esta época, en que predominan las altas temperaturas, nuestro organismo experimenta pérdidas de líquido, lo que provoca algunas alteraciones en nuestra salud. Una de ellas puede ser el tan temido estreñimiento, esto es, “la dificultad para defecar asociado a la expulsión de heces secas y de escaso volumen, pero ventoseando normalmente”, como explica el Dr. Gerardo Clemente, hepatólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario, quien añade que se considera estreñimiento cuando  se hacen menos de tres deposiciones semanales.

Este puede ser agudo y/o crónico. El primero se asocia a un viaje, a un cambio de residencia, etc., y carece de importancia. El crónico habitual es el más frecuente y, además, suele ser más común en mujeres que en varones y, principalmente, por encima de los 65 años.

El verano es una época donde este trastorno puede darse con mayor frecuencia, incluso combinarse los dos tipos. De un lado, porque aumenta la temperatura, y, de otro, porque durante las vacaciones alteramos nuestra rutina diaria”, asegura el Dr. Clemente.

¿Es fácil prevenirlo?

Sí, si se siguen estos consejos generales, sobre todo si se es propenso a padecer estreñimiento:

— Mantener los hábitos del resto del año

— Hacer una dieta variada, rica en frutas y verduras

— Beber líquidos suficientes

— Practicar ejercicio físico en las horas más frescas del día.

¿Cómo enfrentarlo?

Según este especialista, debemos tomar en cuenta estos aspectos:

— Incrementar moderadamente la ingesta de líquidos

— Reducir la toma de grasas, ya que facilitan la aparición de molestias digestivas

— Practicar ejercicio físico (andar rápido 20 minutos al día mejora la motilidad intestinal), eso sí, por la mañana, a última hora de la tarde o por la noche

— Disminuir o evitar el alcohol hasta que desaparezcan los síntomas

Es cierto, pues, que  el estreñimiento es una complicación frecuente en el verano, pero también que puede ser combatido de un modo sencillo y con hábitos que ayudarían al resto del organismo en el control de otras alteraciones frecuentes en la temporada estival.

Compartir: